English version (original)


Crecí en un pueblo muy rural y conservador, y desde el momento en que pude hablar, me referí a mí mismo con el pronombre “él”. Nunca vi a una mujer masculina ni una sola vez en mi infancia.

Pensé que mi preferencia por el pelo corto, el pecho plano y la ropa de hombre me descalificaban para ser mujer. Me identifiqué como un hombre desde los 5 años hasta los 18 años.

Nunca tomé testosterona, ya que mi madre, después de haber visto mi anhelo por la libertad y la facilidad de la niñez, me habló muchas veces sobre el feminismo y cómo la feminidad era lo suficientemente grande como para sostenerme.

En ese momento, no escuché muy bien; era feminista, sí, pero seguramente no podría haber sido MUJER. ¡Era masculina en todos los sentidos!

Ahora tengo casi 21 años, y han pasado dos años de aceptarme como la lesbiana masculina que soy. Mi maravillosa hermana mayor ha sido una parte vital de mi viaje de regreso a la condición de mujer.

Mis relaciones con las mujeres de mi vida son mi sustento. Es la mayor paz que he sentido.


< Anterior    Singuiente >
this website and all its images are protected by copyright. reproducing or distributing an image or part of an image in any form or manner is illegal. they may not be published without prior permission from the founders of Post Trans..